INDIGESTO

cuánto orgullo

cabe en mi estómago

Me mantienes indigesto

en tu inconsciencia

y ya no hay frases

que te salven de la caída.

Anuncios

ENTRE LA MULTITUD

Oculto entre la multitud,
susurro mis sueños
para saber si aún existo.

Enciendo un cigarrillo.
Tomo algunos tragos.
Abro otro preservativo.
Y por más que intento
ahogar mis fantasías,
las muy malditas siguen vivas.

Por cuánto tiempo
seré las sombras de mis deseos.

Me disipo en el humo.
Me diluyo en el alcohol.
Me escabullo en el coito.

Por más que se escuchen
mis latidos,
respirar no significa
que estoy vivo.


AUSENCIAS

Llegaste…

con el amor en los labios

y los sueños en la piel.

 

Prometiste eternidad

y nos arrojamos al vacío

sin conocer la caída.

 

Pero es ahora

cuando el vértigo me invade.

 

Llega el momento

de comprender los errores

y la eternidad

se viste de amenaza.

 

Es ahora

cuando veo la verdad.

 

Llega el momento

de descubrir que

hay presencias más dolorosas

que sus propias ausencias.


 

LA ESPERA

Cuántas bocas debo besar

para probar tus labios.

Cuántos versos hacen falta

para que recibas mis palabras.

Cuántos sueños deben morir

para dormir en tus brazos.

Cuánta vida debo gastar

para que seamos felices.

Aguardo…

Mientras tanto,

escribo poesía.


PECHOS DE INVIERNO

La fiebre del querer toca mi centro.

Hoy desvarío y busco tu cuerpo.

Necesito el dulzor de tu boca,

el calor de tu sexo.

Necesito la mirada desnuda

de tus pechos de invierno,

perennes y firmes montañas

para escaparme del tiempo.

 

Desarma tu orgullo

y satisface mi deseo

de consumar en tu alma

mis ganas y anhelos,

de ladear mi dolor

y desembocar en tus sueños

la obscenidad de mi carne

en el fulgor de tu cielo.

 

Entrégate porque yo lo quiero.

Despréndete de tus misterios.

Corrompe tus valores y fundamentos

y permite que profane tus pensamientos.


 

SUCUMBE

Sucumbe ante mi locura.

Revela los secretos de tu vientre

y descubre tus idilios no explorados.


 

DESDE AQUELLA NOCHE

Desde aquella noche sueño con ella,

tan efímera, tan real…

Suavizando mis grietas

en el desliz de sus labios,

perforando mi coraza de excusas,

desvaneciendo mis fantasmas secretos.

 

Desde aquella noche…

Tan real, tan efímera…

Si tan solo hubiera existido.


 

jaque mate

no sé cómo

pero atravesaste mis defensas

en un solo movimiento

 

derribaste mis torres

flanqueaste mis caballos

destruiste mis alfiles

y usurpaste a mi reina

 

no sé cómo

pero

de alguna manera

hoy te adueñas de mi reino

 

y mi queja solitaria

por qué has tardado tanto


 

WordPress.com.

Subir ↑