DESPEDIDA

A ras del suelo te ubico,

así…

queda,

resignada,

casi imperceptible,

extinguiéndote al ritmo del suspiro.

Ya no eres de este mundo.

Sólo queda el eco de tu canción,

el murmullo de un mantra moribundo.

Sólo queda una palabra cautiva;

prisionera del alma.

Sólo quedo yo para recordar,

rindiéndote homenaje

en un trozo de papel.

A ras del suelo te ubico

y se cierra el pasado.

A ras del suelo te ubico

mientras se quiebra el presente.

A ras del suelo te ubico

y se reescribe mi futuro.

A ras del suelo…

Para decir adiós,

Soledad.


Anuncios

FELICIDAD

Y en el instante en el que vi su cuerpo rodar por las escaleras comprendí que, hasta entonces, nunca había sido feliz.


 

LIBRE ALBEDRÍO

Eres mía, así… impuesto.

Hace mucho que esa decisión

no te pertenece.

Hace mucho que mi  voluntad

derrocó tu libre albedrío.


 

MAGIA

Si tan solo existiera una manera

de poner por escrito todos los pensamientos…

Pero la simple acción de trasladarlos al papel,

relega su magia a los abismos del inconsciente.


 

EL CICLO

Que rebosen mis noches en tu boca.

Recorre mis recónditos anhelos.

 

Ámame rápido, lento, eterno.

No te vayas todavía;

acaba lo iniciado.

 

Mátame alma, vida, tiempo.

Tómalo todo…

Mi nombre en tu vientre,

mi lengua a tus pies.

 

Iníciame, víveme, aniquílame;

mi ciclo estará completo.


 

HIJOS DE LA MISMA TIERRA

A Lara Bezerra.

Al volver la mirada,

cuando la nostalgia embargue tus ojos.

Cuando digas amor y a pesar de la distancia

te descubras en el abrigo de nuestra estela.

En ese instante tocarás nuestra hermandad,

en ese instante abrazarás nuestro nexo,

y llevarás mi bandera en tu pecho;

amarilla en la calidez del alma,

azul en la armonía del tiempo,

roja en la pasión de los recuerdos.

Y lo sabrás… en cada sonrisa,

en cada abrazo, con cada aliento;

que somos uno,

que somos hermanos del mismo vientre,

que somos hijos de la misma tierra.


A mi querida trotamundos.

Mucho éxito en tu nueva aventura.

MEMORIAS CAÍDAS

Eres la mentira sin nombre

que disculpa mi almohada

oculta entre grietas y sombras

de memorias caídas

Hija del deseo

Hija de mi locura

Hija de la luna

Hoy he comprendido

que mi camino es la soledad

Prefiero morir solo

que pretendiendo que estás.


 

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑