LA RUEDA DE LA VIDA

Vivo el eterno retorno

condenado a repetirme

a escribirme en un ciclo infinito

de máscaras e historias recicladas

No hay salidas

No hay Übermensch

No hay Nirvana

En mi colectividad personal

las partículas de mi alma

recorre todos los caminos

que conducen al declive

He transitado los hechos desde todas las perspectivas

He sido el arma, el proyectil, el detonador, el caído

para al girar la rueda

terminar siendo el hijo del destino

Mientras

en la acera contigua

Buda y Nietzsche se dan la mano.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s