LA TORMENTA

Me lleva tan cargado el color de la tormenta

que no percibo lo efímero de su caos.

Su aroma se filtra en mis pulmones viciosos

y comienzo a transpirar el dolor

que se escurre lentamente

por las grietas de mí memoria.

 

Más allá de mis tormentas existen otros mundos

con sus propios caos y sus propias grietas,

me escabullo por sus rendijas

hasta merodear sus profundidades

y encuentro consuelo sabiéndome acompañado.

 

Son los pequeños instantes

en los que cede la tormenta

cuando comprendo la fuerza que le otorgo,

pero se avecina la próxima

y su color me lleva tan cargado

que no percibo lo efímero de su caos.


 

10 comentarios en “LA TORMENTA

  1. Muy buen poema, Albert. Es sentido y condensado, mueve a sentir y a pensar a la vez. Tiene una dosis bien calibrada de reflexión y sentimiento; tiene como una contensión razonada del sentir que lo hace latir más. Se hace exquisito de leer, de verdad. Te sugiero En una tempestad, de José María Heredia (https://genius.com/Jose-maria-heredia-en-una-tempestad-annotated), un poema próximo al tuyo en descubrirse en una tormenta también. A su manera, es más desbordado por romántico, pero quizás te guste, o por lo menos dialogar con otro autor que también respiró una tormenta a la vez. El tuyo en cambio es de una síntesis sentida, parece la impronta de tu poesía, y su originalidad y su secreto. Se agradece mucho leerlo.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s