meditaciones

la piel me aprisiona

los huesos me pesan

el corazón retumba

en los rincones de mi nombre

cierro los ojos

para penetrar la jaula

para escuchar los susurros del alma

y es ahí

en ausencia de dios

en el claustro de mi conciencia

cuando comprendo

el lenguaje de la vida

cierro los ojos

la piel

los huesos

y el corazón desplazados

y es ahí

sin pasos en falso

entre el negro y el blanco

cuando encuentro paz

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s