entre la multitud

oculto entre la multitud

susurro mis sueños

para saber si aún existo

enciendo un cigarrillo

tomo algunos tragos

abro otro preservativo

y por más que intento

ahogar mis fantasías

las muy malditas siguen vivas

por cuánto tiempo

seré las sombras de mis deseos

me disipo en el humo

me diluyo en el alcohol

me escabullo en el coito

por más que se escuchen

mis latidos

respirar no significa

que estoy vivo


meditaciones

la piel me aprisiona

los huesos me pesan

el corazón retumba

en los rincones de mi nombre

cierro los ojos

para penetrar la jaula

para escuchar los susurros del alma

y es ahí

en ausencia de dios

en el claustro de mi conciencia

cuando comprendo

el lenguaje de la vida

cierro los ojos

la piel

los huesos

y el corazón desplazados

y es ahí

sin pasos en falso

entre el negro y el blanco

cuando encuentro paz

ausencias

llegaste

con el amor en los labios

y los sueños en la piel

prometiste eternidad

y nos arrojamos al vacío

sin conocer la caída

pero es ahora

cuando el vértigo me invade

llega el momento

de comprender los errores

y la eternidad

se viste de amenaza

es ahora

cuando veo la verdad

llega el momento

de descubrir que

hay presencias más dolorosas

que sus propias ausencias

pechos de invierno

la fiebre del querer toca mi centro

hoy desvarío y busco tu cuerpo

necesito el dulzor de tu boca

el calor de tu sexo

necesito la mirada desnuda

de tus pechos de invierno

perennes y firmes montañas

para escaparme del tiempo

desarma tu orgullo

y satisfaz mi deseo

de consumar en tu alma

mis ganas y anhelos

de ladear mi dolor

y desembocar en tus sueños

la obscenidad de mi carne

en el fulgor de tu cielo

entrégate porque yo lo quiero

despréndete de tus misterios

corrompe tus valores y fundamentos

y permite que profane tus pensamientos