Pasas y te miro

Pasas y te miro,
y sé que no hay más vida
que la tuya
y la mía.

Y me siento perdido,
y pasas…
y no hay más norte en el camino
que tus huellas en la arena.

Y estoy sediento,
y te miro,
y no hay más agua que la guardada
bajo el sello de tus labios.

Y me siento sofocado
y pasas,
y comprendo que no hay más aire
que el que ondea tus cabellos.

Y me invade la angustia,
y te miro,
y solo encuentro la calma
recorriendo tus formas.

Y pasas…
y te amo.
Y sé que no soy digno
de llevar todo este amor.
Pero qué más puedo hacer,
si en esta tierra solo existimos
tú que pasas
y yo que te miro.

ENCUENTRO

Llegó…
con el deseo de ser mía.
Até sus impulsos para degustar
cada centímetro de piel,
cada gota de deseo,
cada partícula de su escencia.
Para así penetrar sus fantasías,
y diluir hasta mi último suspiro
por cada rincón de su alma.

DESEO

Deseo recorrer
cada centímetro de tu alma,
elevar tus manos
a la cabecera de mi cama
y atar tus instintos
con este impulso que quema.

Deseo tu piel, tus gemidos,
tu esencia, tu cuerpo vibrante
diluido entre mis labios.

Deseo entrar,
profanar tus sentidos
y cumplir en tu vientre
los deseos de mi piel.

Deseo ser tu deseo,
escuchar mi nombre
en cada uno de tus orgasmos
y transitar tus ganas
durante cada segundo de mi vida.