querido diario

debo confesar que

aunque aparento conocerme

no tengo idea de quién soy

que me cautiva la sociedad

y me fastidia la compañía

y que mientras más logro aprender

menos soporto mi ignorancia

confieso que

como un adicto en remisión

soporto la vida un día a la vez

que nunca sabré defenderme

pero soy experto al lastimar

Y aunque practico la monogamia

mi debilidad son las mujeres

debo decir que

no soy mala persona

pero mi bondad no está presente

aunque nunca termino las cosas

conservo con afecto los intentos

y a pesar de mi disfraz  de ermitaño

siempre he soñado con encajar

he amado

he amado tanto

que mi pecho reciente

los atisbo del amor

y la arritmia en mi corazón

lleva varios nombres propios

he amado tanto

que mi lengua

se desconectó de mi alma

y en mi entrepierna

solo gobierna el deseo

he amado tanto

que el amor no me seduce

me aterran las flores

y las mariposas sobre el ombligo

me revuelven el estómago

he amado tanto

que el amor ya no tiene sentido

como esas palabras

que caducan en el aire

de tanto pronunciarse

he amado tanto

que me encuentro desgastado

con pasos temblorosos

y un ligero sabor

a derrota en los labios

he amado tanto

y aun así

mis sueños persisten

en seguir intentándolo